Demente crónica y de mente oscura. Mecida cariñosamente por el balanceo de un sueño inacabado.



Bienvenidos.

Incluso a mí hay veces que me asusta lo mutante que puedo llegar a ser. Hipócrita, nómada, engañosa y hasta puede que un poco serpiente... pero chicos, es lo que hay. Leed si gustais, disfrutad si cabe...



domingo, 21 de mayo de 2017

Sólo personal autorizado

Supongo que soy una persona con tendencias muy nostálgicas y arraigadas. No soy capaz de usar otro hueco... aunque éste que siempre consideré mío y único esté invadido y controlado.
Lo sé. Pero es el único desahogo que tengo.







Recuerdo muchos momentos en los que me he sentido humillada, rebajada, dolida y traicionada.
En ninguno de esos momentos me explotó tanto el pecho ni temblé tanto como anoche.



No es ninguna novedad. Es algo que era de esperarse.
Y no voy a decir más... el desahogo se queda a medias, pues estoy invadida.


P.D: Np, estoy bien.

lunes, 7 de noviembre de 2016

Lo siento... no creo que a mí me haya merecido la pena.

domingo, 30 de octubre de 2016

El arte de perder-se

Las horas se convierten en infiernos dentro de mi mente...
Lánguida, perezosa, triste y gris. Es la historia de mi existencia.
Ver borroso, sentir a fuego, perder catastróficamente.... Perder únicamente yo.

Ahora entiendo aquel antiguo poema:
"El arte de perder no es difícil de aprender".

Y al perder... mi blando refugio se torna asfixiante y gélido. Burlón y traidor.
A veces desgarraría mi piel y mi carne por acallar mis pensamientos.
Por borrar todo de mi cerebro. Por sentir paz interior...

Ya no recuerdo lo es que es sentirse cálido sin más.
Hace ya mucho que estoy sola... sin que me abandones jamás por dentro.







Llévate lejos de mí tus miradas de culpa y compasión. Sólo me hacen sentir más patética.


lunes, 4 de abril de 2016

Y tú no

Todo cuerpo y todo ser tiene una capacidad de resistencia limitada, y es posible que yo haya alcanzado el mío.
Lánguida y dolorida busco un rincón entre mis sábanas donde acurrucar mi soledad... esa que arrastro poco a poco desde hace muuucho tiempo. Más del que puedo reconocer. Porque entonces sería irracional e incompresible y mala y tonta...
No creo que haya llegado a mi límite físico por cansancio o dolor emocional. Creo que de eso tengo espacio infinito en mis huesos...
No... no es eso.
He llegado a esa línea roja final por luz y entendimiento. Ese último "absoluto secreto" me hizo darme cuenta de muchas cosas.
Yo no me avergüenzo de lo que soy, soy perfectamente capaz de lidiar con mi propia mentira con la cabeza bien alta, porque sé porque hice todo lo que hice. Puedo aguantar las tonterías que vengan, puedo quererte hasta que me muera... pero TÚ NO. 
Ese es el detalle supremo. que ya no se trata de merecerte... sino de algo mucho más importante que a veces olvido, pero que esta vez creo que voy a ser capaz de recordar...

ME MEREZCO.

A partir de hoy... ese será mi nuevo límite físico, moral y emocional.

jueves, 12 de noviembre de 2015

.

Joder, cuánta falta me haces hoy.... :(

miércoles, 4 de noviembre de 2015

Etiqueta... Tú

Sí... es cierto, soy una soñadora ilusa. Lo admito: mantuve la esperanza hasta el último suspiro del último segundo que pude pasar junto a ti. Sí... debo decir, con bastante vergüenza, que solía olvidar tus palabras de advertencia por mis estúpidos sueños platónicos. Era como una niña inocente, ajena a los peligros del amor adulto, esperando a refugiarme en tu dulzura sin pensar en nada más.

Soy tan estúpida... debí escucharte con amor, en vez de idealizarte con locura. 

Lo único que siempre quise fue tu amor... y me centré tanto en eso, que olvidé todo lo demás. Sí... lo sé, está muy mal por mi parte. Pero... ¿qué puede esperar un pobre corazón enamorado más que atención y conformidad?

Ambos lo sabemos... la racionalidad no es mi fuerte cuando se trata de ti.
Mi lucidez desaparece por completo cuando pienso en ti. Todo se vuelve un garabato intenso y ardiente en mi pecho y en mi mente, y sólo puedo llegar a pensar "¿qué podría hacer hoy para hacerle feliz? Pero esa pregunta nunca tenía respuesta... y cada vez con más frecuencia veía en tu rostro esa mirada de pena y decepción... odiaba esa mirada.

Supongo que nunca pude hacerte feliz... por mí, por ti... que más da. Lo único seguro de todo esto es que nuestras ideas eran totalmente distintas. Nuestros sentimientos también... quizás por eso nuestro final no ha sido feliz. Ha sido incompleto y triste. Descuidado y confuso. Incierto pero tajante...

Voy a poner punto y final a esto... porque nos merecemos un descanso. Ya duele demasiado esto. Y no tiene ningún sentido ni vale la pena. Sólo quiero decir algo por última vez...

Has sido lo más importante para mí durante cuatro años. Y te amo. Te amo con todo lo que soy.
Gracias por haberlo intentado.















Supongo que ya puedo dejar de desear que te levantes una mañana y pienses... "sí, ella es mejor que todas las demás".

miércoles, 24 de junio de 2015

(L)

Porfi... sigue llamándome "Pequeña" durante mucho más tiempo... :)