Demente crónica y de mente oscura. Mecida cariñosamente por el balanceo de un sueño inacabado.



Bienvenidos.

Incluso a mí hay veces que me asusta lo mutante que puedo llegar a ser. Hipócrita, nómada, engañosa y hasta puede que un poco serpiente... pero chicos, es lo que hay. Leed si gustais, disfrutad si cabe...



viernes, 20 de agosto de 2010

¡Bú!

La pequeña casa junto al mar pareció gemir de miedo ante un estrepitoso ruido y un apagón.
Ella corrió hacia la cocina y la puerta que daba al porche, con vistas a la playa estaba abierta, meciéndose al compás del viento. Al lado de esa puerta, un jarrón desparammado en mil pedazos por el suelo. Era ese enorme y feísimo jarrón que le regaló su tía.
Cogió a tientas el primer objeto sólido y pesado que palpó por encima de aquella fría encimera de mármol.
El corazón le batía descontrolado dentro del pecho, y todo su cuerpo temblaba violentamente. pero no dejaría que se notara en su respiración. Sentía la necesidad de gemir asustada y de cantar para evadir el dichoso silencio que martilleaba sus oídos, pero su garganta era un nudo y su voz enmudeció, presa del pánico.
Ese sonido de algún objeto de porcelana rompiéndose, junto con un apagón en toda la casa no era por casualidad, ni por asomo. Alguien había entrado... ella lo percibió. Lo notó en el ambiente; las paredes susurraban distinto, sentía un escalofrío en su nuca. Alguien la acechaba desde las sombras, y ella acabaría con eso aunque le implicara morirse del susto.
Avanzó por el pasillo, que ahora en la penumbra se le antojaba una boca de tunel directa hacia el infierno. Caminaba con paso cauteloso y muy despacio. Cada pequeño sonido del exterior le producía dolores punzantes en el pecho y cada sombra en el techo la hacía estremecerse. Sólo interrumpía el silencio absoluto las olas a lo lejos, rompiendo en la orilla.
La puerta de su dormitorio estaba entreabierta, allí, al final del pasillo. Era extraño, porque ella siempre deja todas las puertas de par en par, para que la brisa marina se colara por toda la casa. Ahora, estabn todas cerradas, menos esa. Era como si alguien la estuviera incitando a ir hacia esa habitación en concreto.
Sentía la respiración de alguien a cada paso que daba, aunque fuera sólo su imaginación. Algo había allí. La esperaba tras esa nefasta puerta entornada.
Imaginó una sombra negra con una sonrisa escalofriante y hechizantes ojos rojos, llenos de furia y maldad. Sentía el firme paso hacia la muerte, y aun así, avanzaba lentamente hacia ella, sosteniendo en en alto y rígida por completo una sartén.
Se frenó enfrente de la puerta, apoyada contra la pared... olía fuertemente a mar; perforaba en su nariz aquel olor a salitre que yacía a escasos pasos de ella.
Aunque vivía prácticamente en la playa, en su habitación nunca olía así de fuerte a agua marina, ya que daba al otro lado de la playa.
De pronto oyó el crujido de su cama.... alguien estaba en su cama. Sus ojos se desorbitaron de sus cuencas y sintió ganas de llorar y de gritar.
Empuñó con firmeza su arma, y abrío de glope la puerta.
La luna llena se colaba de pleno por la ventana de la habitación, iluminándola débilmente. Pero fue suficiente para advertir una pequeña figura sobre la cama, encogida y apestando a pez muerto.
Miiiaaauu...
Tenía todo el cuerpo descompuesto y le dolía los brazos de la tensión con la que agarraba la sartén... y lo único que pudo hacer es contemplar muda y pasmada la visión de aquel gato negro, revolcándose por su cama.
No pudo más que dejar caer todo su cuerpo de una sacudida al suelo y reírse de sí misma, por el ridículo que acababa de cometer.
Allí, en el suelo, con su concentración apagada totalmente...
No pensó en que aun seguía a oscuras sin razón aparente... y que el resto de las puertas seguían cerradas inexplicablemente... y que ese olor impregnaba poco a poco toda la casa.

7 comentarios:

Luzya dijo...

me ha encantado :)

poetadebotella dijo...

mmm...bonito texto de suspense, aunqe el suspense haya sido roto por un gatuno!:D
oohhh y entraras en la crisis de los 20 en la cual yo llevo muuchos meses ya...jajajaja
eres una baby rock!:D
remuá!

Rebeca dijo...

jolines que miedo! con lo que me acojono yo! ya me estoy imaginando a Nétuno o auna sirenita putrefacta intentando asesinarla.

G.T.N dijo...

¡Me encanta! :D

Celia y Juan Carlos dijo...

jajaja Que mal rollo! xD

¿No te has planteado nunca escribir un libro? Igual te haces famosa.

nuestro baile del viernes dijo...

desearía encontrar el botón ON de la concentración, me habría dado medio mes mas de vacaciones minimo!

enne dijo...

Es tan difícil pensar claramente cuando te encuentras en ese estado...

¡Un miau!