Demente crónica y de mente oscura. Mecida cariñosamente por el balanceo de un sueño inacabado.



Bienvenidos.

Incluso a mí hay veces que me asusta lo mutante que puedo llegar a ser. Hipócrita, nómada, engañosa y hasta puede que un poco serpiente... pero chicos, es lo que hay. Leed si gustais, disfrutad si cabe...



martes, 31 de agosto de 2010

Esa mirada que me llamaba, ardiente de ganas.

Perdida en el magnetismo de tu mirada,
esa que taladró mi alma y derritió mi piel
bajo el efecto del calor que irradiaban tus pupilas.
Penetrante e intensa...
Firme y segura...
Escalofríos ante la claridad
con la que dejabas ver tus pensamientos.
Miedo al comprobar que me vencías,
que me ganabas...
Tú sin pestañear, yo sin aliento.
Tú me miraste, y yo caí.

5 comentarios:

Kelevra dijo...

Me reconozco incapaz de escribir poesía, necesito renglones, cuadros y folios rellenos de letras, desafiar los límites del margen aunque el word ya no pite al final de cada linea como una vieja máquina de escribir. Sin embargo tengo ojos y veo, y en este caso tengo sangre y siento, y si tal vez escribiste esto sin pestañear, yo también me quedé sin aliento.

Un saludo.

extremadamente extremo dijo...

Hola guapa! Me paso a saludarte depués de una laaaargo periodo de descanso jeje.
Ya veo que tú has seguido por aquí deleitándonos con tus escritos, este último es precioso..cómo te entiendo.
Un saludito!

Munani dijo...

Muy bueno la verdad, me voy a pasar x akí más seguido si te parece :)

Saludos!

Marta dijo...

Que felicidad tener la oportunidad de descubrir "universos"como el tuyo.
Paso de puntillas, pero prometo regresar para aprender de ti.
Mils de petonets, sempre

Anita Pidre dijo...

Una mirada vale más que mil palabras.. yo quiero encontrar una mirada así que me dure por mucho tiempo :)

mua