Demente crónica y de mente oscura. Mecida cariñosamente por el balanceo de un sueño inacabado.



Bienvenidos.

Incluso a mí hay veces que me asusta lo mutante que puedo llegar a ser. Hipócrita, nómada, engañosa y hasta puede que un poco serpiente... pero chicos, es lo que hay. Leed si gustais, disfrutad si cabe...



miércoles, 3 de febrero de 2010

Con mi deseo toqué la punta de tu nariz.



No me importaba el frío, la oscuridad de la acera ni el tiempo que transcurría entre mis dedos sin hacer nada. Allí senatada, no me pensaba ir sin verle.
Acurrucada entre dos coches lo vi, llegó en su moto. Me puse en pie para recibirle y con un gesto rápido y torpe, se quitó el casco... mirándome con cara de incredulidad, con un destello extreño en sus hechizantes ojos azules.
- Pasa al garage.- Fue seco y monótono; le obedecí sin dudar y me adentré en el garage.
Esperé en silencio a que él dejara la moto y el casco en su lugar, junto a la pared blanca de la izquierda.
No había cambiado aquel lugar desde la última vez que estuve allí: una sala cuadrada y amplia, con una mesa rectángular en medio y llena de trastos, los mismos pósters de motos, calendarios y coches colgados en las roñosas y desgastadas paredes; herramientas mecánicas y utensilios que me eran desconocidos rodeando las esquinas del lugar. Ausencia por todas partes.
Oí como cerraba de golpe la persiana del garage a mis espaldas.
Me di la vuelta y nos miramos en silencio. Se iba acercando muy despacio a mí, midiendo cada paso y cada movimiento que su cuerpo hacía, como si algo que hiciera mal pudiera asustarme como a un gato que echa a correr ante la presencia de un extraño.
Me cansé de su sigilo de que tratara aquella situación como algo irreal, por lo que me abalancé sobre sus brazos y comencé a besarle como si no hubiera mañana. Él olvidó toda cautela y me siguió el ritmo, apretujándome contra su pecho, me levantó del suelo y me acomodó encima de la mesa, apartando todos aquellos bártulos de un movimiento brusco.
- No te imaginas el tiempo que he deseado este momento. He soñado con tu piel cada noche desde hace meses.- Le sonreí y él hundió su cara en mi vientre, clavando sus bastos dedos con firmeza y dulzura en mi cintura, obligándome a encorvarme contra él. Aspiró una gran bocanada de mi olor y sus manos empezaron un camino por mi cuerpo.
Cada vez estremecía más seguido y hacía que deseara más su deseo...
- Que me haya cansado de sólo soñarte es lo que me hace estar aquí esta noche.- Dijé con la voz entrecortada, a causa de sus caricias.
Era un lugar gris, cerrado, calentito, silencioso y discreto. No tenía nada de especial... eso era lo que lo hacía tan confortable y seguro.
Un movimiento equivocado por ambos, tapado por un lugar perfecto.









Entre decepciones y alegrías de notas pues aquí sigo... en marcha hacia otro cuatrimestre, el cual tengo la esperanza de perder la perrería un poco más que en el anterior xD
Este texto lo he rescatado de mi vieja libreta ya que a veces sin darte cuenta, revives recuerdos inapropiados pero fascinantes, debo reconocerlo xDD
En fin... he conseguido poner un ipod de esos en el blog con musiquita muajajaja! :D está al final del todo del blog (por si kereis apagarlo) y por lo demás... Sed felices y buenos :)

13 comentarios:

Dashina dijo...

A veces lo único que se necesita es un lugar perfecto y un momento de encuentro.

Besos!

Perezoso dijo...

Joer, recupera más cosas de esa libreta porque como sean como esta historia van a ser geniales.

Y sí, las tres actualizaciones (la del lunes, la de ayer y la de mañana) las escribí el lunes, que estaba bastante inspirado.
Lo de continuar la historia... no se me da bien segundas partes.

Y me quedo escuchando tu música. Ya te diré que me parece.

Y fuerza con el segundo cuatrimestre!

Besitos!!

galicia maravillas dijo...

feliz rescate!! :)) un biquiño!! :)))

Favio dijo...

acabo de tener ese reencuentro, ese sentimiento que te hace especial, q detiene el mundo, atrae la teoría de la relatividad y acelera el tiempo a la vez q frena el ritmo..


me encantó, muchísimo diría yo
:)

ian dijo...

Lindo rescate, en verdad. Yo también tengo muchos cuadernos en los que escribo, y siempre son la antesala del posteo en el blog.
Muy erótica la foto que encabeza el texto, aunque opino que lo que falla allí es la estética del muchacho: debería ser más musculoso. Jajaja.

Un beso.

Neurotic dijo...

Ella con tacones y cinturón, yo con chaqueta y ganas de sol. ¡Fuego!


Porque arden las sombran de tu (nuestros) pasado.

nuestro baile del viernes dijo...

e.s.g.e.n.i.a.l Sisi, muy fino :)

Alicia en el pais dijo...

que bonito texto encontraste en esa libreta!

nata dijo...

"No te imaginas el tiempo que he deseado este momento. He soñado con tu piel cada noche desde hace meses."

Me pasó eso durante 4 años. Cuando llegó el momento, fue inexplicable.

La otra Princesa dijo...

Es verdad eso! Creo que es mejor recordar todo aquello que en alguna ocasión olvidamos! y también aquello que dejamos por ahí y lo encontramos, por ejemplo tu libreta ;)
Un beso!
PD: Geniales las fotos de Amélie en el costado!

n darko dijo...

Una noche eterna, quizás.

Rebeca dijo...

Que bonito eso de que vine aquí porqué me canse de soñarte, hay recuerdos que parecen historias ficticas, pero es que la realidad también tiene espacio para los momentos magicos.

Ree Teerre dijo...

Me encantan esos lugares en los que te escondes con Él y simplemente os dejais llevar...