Demente crónica y de mente oscura. Mecida cariñosamente por el balanceo de un sueño inacabado.



Bienvenidos.

Incluso a mí hay veces que me asusta lo mutante que puedo llegar a ser. Hipócrita, nómada, engañosa y hasta puede que un poco serpiente... pero chicos, es lo que hay. Leed si gustais, disfrutad si cabe...



sábado, 15 de enero de 2011

Mis mejores deseos: que te follen...

Pérdida... una vez más. Saborear soledad y vacío. Otra vez. Siempre hay una nueva vez, acompañado de un recuerdo cargado de sentimiento y esencia. Tu esencia; mi sentimiento.

Explosión de vigor; juventud y capricho... pasión y deseo nostálgico, como siempre. Para siempre...


Siénteme.


Abrázame.


Bésame.


Abandóname...


Haz que duela, abre la herida y revive mi angustia. De nuevo. Realiza mi petición aunque luego sólo quede sufrimiento.


Vuelve a poner esa cara que haga que lo deje todo por sentarme en un rincón nocturno a tu lado. Da sentido al amor en mí.


Embriágame; alcoholízate.


Fuma las intranquilas horas; fúmame.


Que tiemblen mis temores; perviérteme.


Y contemplo pasiva y tiritando de frío como mi hombro se estremece ante tu mordico de serpiente. Mordiscos... te encantan.


Cuenta atrás. Tic-tac. El siempre visible reloj fundido en ese inagotable brillo de tus ojos.


Despedida; adiós.


Distancia; olvídame.


Tú te vas; tú me olvidas.


Yo me quedo; ilusa soñadora, siempre pendiente del recuerdo.

4 comentarios:

Advenedizo. dijo...

jaja, grandioso.

Irene GP dijo...

El recuerdo no es más que la importancia que cada uno le quiera dar. Sal de la mierda, cántale a la vida y goza lo que te queda por vivir. un beso perla!

Dashina dijo...

Duelen las despedidas, pero en cambio seguimos recreándonos en ellas, en el sufrimiento, en ese dedo en la herida. Quizá nos hace sentirnos más vivos si cabe que la misma pasión.

Besos!

Silvina Tamara dijo...

oleeeee!!! :)