Demente crónica y de mente oscura. Mecida cariñosamente por el balanceo de un sueño inacabado.



Bienvenidos.

Incluso a mí hay veces que me asusta lo mutante que puedo llegar a ser. Hipócrita, nómada, engañosa y hasta puede que un poco serpiente... pero chicos, es lo que hay. Leed si gustais, disfrutad si cabe...



jueves, 11 de febrero de 2010

Momentos vividos... la nostalgia de mi felicidad.


Echo de menos muchas cosas. Es curioso que empiece así, pero es que así es. En frente de mi teclado tengo todo un corcho lleno de fotos y momentos en los que salgo sonriendo, riendo, imitando, jodiendo al de al lado para que saliera mal, abrazando y posando muy gráficamente (creedme, no os gustaría saber detalles).
El caso es que en ese corcho hay personas que veo a diario, y otras a las que echo de menos a diario. Sí, es una manera de ver a esa gente también, pero seamos francos... no tengo novio, y me sobran las ganas de espachurrar en abrazos a mis amigos. A todos ellos.
Echo de menos a Lau y su extraña forma de ver la vida como un videoclip pop. A las señoritas Malibu, por su afán de convertir la vida en una burla constante sin maldad ni ofensa ninguna.
A mi querido piticli por lo días en los que me sentaba a su lado y me dibujaba a Snoopy y a Emilio en mis converses.
Al músico P, que cantaba como el culo, pero igual molaba. Amante de Extremoduro y Marea. "Antes muerto que popero" siempre será su definición exacta. Era pesado, raro, exasperante e impertinente como él sólo, pero adorable a su manera. Echo de menos también a la molona de Pau, siempre cambiando de estilo, pero nunca de sentido del humor, ese tan ácido y a veces jodidamente asqueroso que hacía que me tirara por los suelos a reírme. Y que decir de mi señorísima Tam. Ella... amiga, confidente, poema de amor imposible e idealismo puro y duro (como yo). Con ella descubrí el placer del caramelo y la dulce embriaguez del incienso.
También extraño a la hippie de Floripondia, siempre emporrá, con los ojos achinados y soltando teorías sobra la Vía Lactea, tipos anti-moda y gases irremdiables. Una pelirroja peculiar, a juego con el sentimiento de echar de menos a otra Pelirroja mucho más explosiva, expresiva, bailarina... con tantas enfermedades que piensas: - es imposible... Pero es tan cierto como ella misma.
Nunca digo que la extraño, pero siempre se me ve el plumero cuando la menciono, porque la menciono tarde a temprano:
- Pues mi amiga, la que estudia en Granada...
Sí, esa amiga tan íntima, tan especial de pelo rizado color arena de la playa, a juego con sus ojos azules como el cielo... el cacho de cielo que para cerca del Sol... ese azul clarísimo.
Todo nostalgia de una felicidad siempre a flor de piel.
Que hace que note lo deprisa que crezco (todavía). Me hace sentir la forma vertiginosa en la que pasa mi vida. La nostalgia que me ha hecho entender que he tirado adelante con ellos pellizcándome el culo cariñosamente.
Y ahora es cuando me entran ganas de detener una tarde de viernes en el las escaleras del Mercado Central e ir a todos esos antros del centro de Alicante en los que abundan la cerveza, el billar, la música no apta para nenazas, el humo en el aire y los camareros punkies buenorros detrás de una barra oscura y barata.











Me gustaría saber el pensamiento exacto que tenía mientras un tirrillas me hacía una foto medio en pelotas en mitad de la calle O_O una foto muuuy del pasado, para una entrada nostálgica :) ¡incluso yo he sido adorable en algún tiempo de mi vida! ^^
Gracias por vuestros comentarios de enhorabuena por las notas :) es algo que realmente no esperaba que nadie considerara un buen trabajo jajaja xDD Pero ahora puede que incluso yo me esté dando cuenta muajajajajaa!!! :D
Sed buenos, felices... y elegid un gracioso disfraz!! muajaja!! :D







9 comentarios:

ian dijo...

No te sientas mal. Hay que hacer nuevos amigos. Yo lo comprobré cuando me cambié de ciudad para estudiar en la universidad, y me sentía muy solo, hasta que hice amigos.
------------
Con respecto a mi post. Es cierto. "Linyera" es un argentinismo, con el que no estarás del nada familiarizada. Busqué en el RAE on-line y dice:

linyera.

(Del it. lingera).


1. f. Arg. y Ur. p. us. Atado en que el vagabundo guarda su ropa y otros efectos personales.

2. com. Arg., Bol. y Ur. Persona vagabunda, abandonada, que vive de variados recursos

Cito el diccionario porque no sé cómo explicartelo. Un linyera es un ciruja. Espero no mezclar más las cosas con esa otra palabra.

Un besote.

Daira dijo...

melancolico tu post gracias por comentar

Favio dijo...

q paso con la señorita?
a todos nos viene la nostalgia, es cierto, no es malo recordar, au contraire, mientras más admitimos el pasado, mientras más lo afrontamos más fácil es el crecimiento, la recuperación de la sonrisa, la alegría..
=)



PD: q linda niña!!

Rebeca dijo...

Yo también tengo un corcho de lleno de fotos de la gente que ha sido importante para mí, y los echos de menos, y a veces cometo el pecado de pensar que tiempos pasados fueron más felices,y que olvidé valorar lo que tenía, y que todo era más simple entonces cuando a nadie le importaba madurar.

n darko dijo...

no pierdas ni un segundo entonces y sal de casa! :)

La foto es preciosa

Hervàs. dijo...

Anímate :)
Escribes realmente GENIAL ^_^
Bonita foto :)

Hollie A. Deschanel dijo...

Me gusta muchísimo la foto, sales graciosísima y súper dulce con tanto caramelo rodeándote :)

A♥ dijo...

qué preciosa entrada.
odio el paso del tiempo siempre que implique distancia.
yo también echo de menos a demasiada gente.
un beso!

Álvaro dijo...

Hola!

Gracias por pasarte por mi blog y comentar :)

Si te contara yo lo que es la nostalgia, después de tantas veces que me he tenido que cambar de ciudad (sólo), no me creerías. Al final todo se pasa, y se recupera la calma.

Un saludo!