Demente crónica y de mente oscura. Mecida cariñosamente por el balanceo de un sueño inacabado.



Bienvenidos.

Incluso a mí hay veces que me asusta lo mutante que puedo llegar a ser. Hipócrita, nómada, engañosa y hasta puede que un poco serpiente... pero chicos, es lo que hay. Leed si gustais, disfrutad si cabe...



domingo, 31 de octubre de 2010

Sil vina.



Adornar tu casacada de rizos con un bonito recuerdo del pasado; y sentir en tu carita de niña la nostalgia de un era lejana y casi inexistente en la que una no era parte de la otra. Medir el tiempo juntas con la longitud de tus pestañas, medir la intensidad de tus valores y el tamaño de tu humanidad (sí, tu buena cuidadanía me mata) a base de abracitos y abrazotes en la puerta de tu casa. Acompasar al viento del invierno los decibelios de nuestras sonoras carcajadas. Estúpidas, pichonas y risueñas... no hay situación que nos venga grande, ni circunstancia tal como para ponernos histéricas. Parecidas, distintas, juntas y revueltas. Colgar de tus orejas dos cerezas a modo de pendientes (sí, como en Amelie).


Cerezas, cerecita. Cerecita mía :)


2 comentarios:

Silvina Tamara dijo...

:)
tiempo pasado..
y bueno, creo que si que hay situacion que me supere, estoy viviendo una, pero de todo se aprende!
gracias por este post!:)
yo tambien te quiero y mucho
Love

Munani dijo...

Que bonita muestra de cariño. Es bueno cuidar amistades, por lo que hicieron y por lo q harán por ti.

Saludos!